Debido a una fuerte explosión ocurrida en la avenida de Istiklal Caddesi, el corazón comercial de la ciudad de Estambul, el partido de la Liga Turca entre el Besiktas y el Antalyaspor se suspendió. El presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, informó de que hay ya contabilizados seis muertos y 53 heridos. También calificó el suceso como un “vil atentado” y prometió encontrar a los culpables.

Un atentado terrorista en Estambul obligó a la suspensión del partido de la Liga Turca entre el Besiktas y el Antalyaspor de la jornada 14 del campeonato regular. Alrededor de las 16:00 de la tarde de este domingo, tuvo lugar una explosión muy fuerte en la avenida de Istiklal Caddesi, el corazón comercial de la ciudad. Las consecuencias, seis muertos y 53 heridos, como confirmó el presidente del país.

“Hay personas que han muerto en un atentado con bomba a las 16:20 horas (13:20 GMT) en Istiklal. Ofrezco mis condolencias a los muertos y mis deseos de recuperación a los heridos. El Estado encontrará a los organizadores de este ataque terrorista. El pueblo puede estar seguro de que se castigará a los agresores”, afrimó Recep Tayyip Erdogan en la televisión pública ‘TRT’.

“Cuatro personas murieron en el lugar de los hechos y dos, en el hospital; hay seis muertos y 53 heridos según las últimas informaciones”, apostilló. El lugar fue acordonado rápidamente por la policía, que, a través de la institución de telecomunicaciones ‘RTUK’, prohibió a las radios informar desde el sitio, como refrendó el alcalde Ekrem Imamoglu, que compareció para pedir que se haga caso omiso a mensajes alarmistas.

En lo deportivo, el Besiktas no pudo disputar su encuentro con el Antalyaspor por motivos de seguridad. Hay que tener en cuenta que la avenida en la que tuvo lugar la explosión y el Vodafone Arena, la sede del partido, están a unos 20 minutos en coche, así que no era descartable por las autoridades que un segundo ataque terrorista potencial se hubiera orquestrado para aprovechar la afluencia de aficionados en las calles o en las gradas.