Con un doblete de Patrik Schick, jugador del Bayer Leverkusen, la República Checa debutó con un triunfo este lunes en la Eurocopa 2020, sobre la Selección de Escocia, que fue incapaz de proyectar su ligero dominio en el marcador del Hampden Park en Glasgow.

Los locales intentaron por varias vías llevarse los tres puntos en su presentación en el torneo, sin embargo, les faltó claridad en la última zona y al final salieron derrotados por el cuadro checo 2-0, que rompió una seguidilla de tres partidos perdiendo ante los escoceses.

El juego se abrió hasta el minuto 42 cuando Schick inauguró el marcador. Escocia se fue al descanso en medio de un entorno de desesperación, pues no valieron de nada los tres remates al arco que habían hecho en la primera mitad.

La parte complementaria comenzó de la misma manera, Escocia atacando y la República Checa aguantando los embates.

Y al minuto 52, precisamente en una jugada donde atacaba el cuadro local, un rebote le quedó a Patrik al borde de la media cancha, y después de ver adelantado al portero rival, no lo pensó y sacó un disparo a la altura del círculo del medio campo que se incrustó en la portería de David Marshall.

A pesar de que tuvieron tiempo para tratar de acercarse en el resultado, ese golazo de Schick fue un golpe duro para los escoceses del cual no pudieron reponerse, saliendo de su cancha con una dolorosa derrota y con las manos vacías.