El juego del próximo sábado en Altamira definirá mucho más que solo tres puntos.

El clásico del sábado que enfrenta a equipos totalmente diferentes, dará como resultado la alegría o el enojo, la satisfacción o la frustración, la humanidad o la barbarie, pero sobre todo el regocijo de alguna afición estatal en los próximos seis meses.

No importa si Altamira queda campeón, no importa si el “Corre” queda campeón este juego es uno de esos partidos que no se debe de perder por ningún motivo, por lo más mínimo que sea.

Correcaminos está llamado a ser el mejor cuadro del Ascenso MX, e incluso hay quien ya lo pone como el próximo equipo a subir a la Primera División. Los seis puntos y la segunda posición general que tienen los avalan y relativamente este sería un juego de trámite para seguir con el paso perfecto.

Altamira tendrá sensaciones encontradas pues con el regreso de Omar Jaime, se reviven los momentos de la última y monumental bronca el viernes 15 de octubre del 2010, demostrando el carácter de los jugadores estudiantes con la camisa sangrada y desgarrada, ante el ex defensa naranja Rodrigo Folle, donde terminaron siendo expulsados 9 jugadores, 4 azules y 5 naranjas.

También como toque especial estarán los victorenses que juegan con los del puerto Felipe Ríos y José Roberto “El Negro” Meza, quienes son de extracción 100 por ciento naranja, sumado a Cesar Morales. El mismo Omar Jaime y el también Marvin Piñón quienes también tuvieron su pasado universitario y no muy buenos recuerdos de los fanáticos plumíferos.

La afición de Altamira tendrá resentimiento con uno de los jugadores más afamados de la zona, a quien lo tildaran de traidor por portar los colores capitalinos, pero nunca olvidara su origen tan solo con escuchar su apodo, claro estamos hablando del ahora técnico Correcaminos Joaquín “El Jaibo” del Olmo.

Sería una total desgracia para Correcaminos cargar con una derrota, ante los parientes incomodo del sur del estado. Y por lo menos tratará de igualar el marcador del torneo pasado de 3 goles contra 1, por que este partido no lo pueden perder.

Altamira por su parte viene motivado, después del empate a 3 goles frente a los “Rayos” del Necaxa, cosa que Sergio Egea sabe perfectamente que tiene que aprovechar y saltará a la cancha con todo su arsenal incluyendo a Marvin Piñón, quien salió expulsado en la jornada 1 contra Neza y frente a Correcaminos, buscará quien le pague los platos rotos, haciendo el juego de su vida.

La invasión naranja a la zona sur está más que hecha, por lo menos 10 camiones saldrán de la capital rumbo a tierras porteñas con el solo afán de apoyar a su equipo en este partido tan especial.

Y en Altamira es mucha la propaganda que se está haciendo para que su gente llene el graderío.

Partido de alto riesgo para las autoridades que tendrán difícil labor para procurar que nada pase en este ardiente encuentro.

Puntos, declaraciones, acciones, recuerdos, todo esto se sumará para que el juego del próximo sábado sea el mejor “clásico” de la historia.

¡SUERTE!

[email protected]_Info7