“¡Cierra los ojos y pégale rápido y con todo!” Algunos consejos del estilo se han escuchado al momento de tirar un penal, sin embargo, en el que es considerado “el penal más largo del mundo” la historia ocurrió bastante diferente. El equipo de Ryutsu Keizai Ogashi fue el encargado de propiciar uno de los penales más peculiares de todos los tiempos.

Durante el Torneo Nacional de Futbol de Escuelas Secundarias de Japón, implementado en distintas sedes del área metropolitana de Tokio, se disputó el partido entre Ryutsu Keizai Ogashi y Kindai Wakayama. El encuentro entre ambas escuelas terminó con un marcador de 1-1, por lo que tuvo que resolverse mediante una tanda de penales.

La paciencia es una virtud

Con el equipo de Kindai arriba en la tanda por 1-0 y Ryutsu habiendo fallado un penal, un joven tomó una distancia considerable y se paró en frente del balón. Miró fijamente al arquero durante 10 largos segundos antes de comenzar a avanzar en dirección del esférico. Comenzó una carrera con pasos sumamente cortos  y los pies bien juntos.

Tardó otros 20 segundos en impactar el balón, donde sacó un disparo cruzado a la izquierda del arquero. Empatando parcialmente el marcador de esta manera. No obstante, a la postre, el equipo que demostró el “penal más largo del mundo” terminó por caer. Dentro de lo rescatable está que esta acción, a pesar de no ser mucho del agrado de su equipo, logró darle una extraordinaria popularidad al torneo mediante redes sociales.