El torneo está a poco mas de 24 horas de comenzar y hay equipos que todavía están reforzándose para aspirar a mejorar el rendimiento de lo que fue el Apertura 2022, uno de ellos son los Pumas quienes, recientemente, ficharon a Jesús Molina.

Molina, quien jugó para las Chivas, Santos Laguna, América y Rayados de Monterrey, se quedó un año sin equipo tras la finalización de su vínculo con el Rebaño, doce meses después, el propio Jesús contó para TUDN como fue pedir una oportunidad con el cuadro auriazul.

MEXSPORT
“Después de estar un año parado, que un equipo se fije en ti va a ser difícil y tomé el atrevimiento de fungir como mi representante. Al ver que no había ese acercamiento con otro club dije ‘no pierdo nada en echarle una llamada (a Rafael Puente) en pedirle esa oportunidad de demostrar que estoy bien’. La principal duda que le generaba a los equipos es cómo estaba de la rodilla. Yo decía ‘estoy bien’, es un tema de que me vean, que me prueben y así surgió”, contó el nuevo refuerzo universitario.

Aun en el club Molina debió ganarse su estadía en el primer equipo y, según el propio mediocampista, primero fue necesario pasar por el filtro de Pumas Tabasco antes de soñar con volver a la Liga MX.

“Llego el 19 de diciembre a México y dije ‘es una oportunidad, me la voy a jugar’. Del 20 al 23 entreno con Pumas Tabasco y jugamos un partido amistoso con Alebrijes. Creo que hice bien las cosas, me citan el 26 para regresar con Pumas Tabasco y estando allá me hacen el llamado de que me presente con el primer equipo a entrenar, iba a seguir la observación. Gracias a Dios el 30 me dicen que sí me voy a quedar”, finalizó.

Los Pumas debutarán en el Clausura 2023 ante los Bravos de Juárez en el Estadio Olímpico Universitario el próximo domingo 8 de enero.