Para el Apertura 2021 se esperaba ver como campeón de goleo a personajes como Rogelio Funes Mori o André Pierre Gignac, sin embargo, uno de los máximos romperredes fue el argentino Germán Berterame desde el modesto San Luis, empatado en la cima con el Diente López, de Tigres, con 9 tantos.

El héroe potosino llegó a México con pocos reflectores y con 23 años de edad emergió a lo más alto del goleo en México, para honrar su historia, la de un pequeño que enamoró a los visores del San Lorenzo de Almagro de manera casual, porque al principio iban por su hermano Gonzalo, pero terminaron fichando a los dos.

“Esto es algo que uno siempre quiere vivir y más yo porque siendo joven es algo hermoso”, comentó en entrevista para Mediotiempo. “Había estado allá (en Argentina) en las inferiores, Sub 20 como se dice acá, he estado de goleador, pero nunca en una Liga profesional, nunca llegué a serlo en una Liga profesional ni en Argentina, pero me tocó serlo en México y es algo hermoso”.

PROFESIONAL DE CASUALIDAD

La vida ha sido así para Berterame, quien dejó la cancha de 7 contra 7 en su natal Villa María, en la provincia de Córdoba, Argentina, al enamorar a los enviados del Ciclón, tras encontrarlo pateando al balón mientras visoreaban a su hermano.

“Es una historia larga, pero es linda, en teoría fueron a ver a mi hermano, yo estaba pateando al arco en otra cancha y me vieron ahí, me trajeron y quedé, fue medio rara esa prueba, es difícil dejar de lado a amigos, familia y saltar a Buenos Aires que es una ciudad gigante. Sí fue un cambio muy brusco”, aceptó.

“La prueba era de la categoría de del (año) 96, yo con dos años menos ni siquiera había aprendido a jugar en cancha de 11, jugaba en cancha de 7, me vieron pateando, le gustó al que veía y me pusieron a jugar por primera vez en cancha de 11 y de ahí les gustamos y fuimos a San Lorenzo”.

En San Lorenzo, Germán hizo su paso por la cantera, fue el máximo goleador juvenil en las reservas, lo que lo llevó a la Selección Sub 17 de Argentina y disputar el Sudamericano 2015 de la categoría. Ahí compartió vestidor con Exequiel Palacios, hoy jugador del Bayer Leverkusen.

Germán jugó en San Lorenzo hasta el 2018, se cansó de jugar bien en reservas y tener poca actividad en Primera División, por lo que para el 2019 fue a Patronato y en ese mismo año llegó al San Luis. Ya con dos años en Liga MX, Berte tiene sueños: uno de ellos es representar a Argentina en Selección Mayor y la otra poder jugar con su hermano Gonzalo en Primera División.

“Esa ilusión siempre ha estado, hemos jugado en las reservas, pero en Primera División es totalmente diferente, esperemos que el día de mañana juguemos en contra o juntos, pero que estemos ahí.

La verdad se la he tirado a mi representante que trate de traerlo para acá, no importa que no sea en Primera División, que lo trate de traer, sé que va a hacer ruido acá”, aseguró.

DEL FUTBOL AL HOCKEY SOBRE PASTO

Al hablar del San Lorenzo, el delantero tuvo pocas oportunidades en la cancha, pero donde se le abrieron las puertas fue en el amor, ya que en el club conoció a su ahora esposa, Micaela Roldán, que jugaba hockey sobre pasto en el Ciclón, con quien ahora comparte una pasión que llevan hasta la capital potosina.

“Ella jugó muchos años hockey sobre césped, estuvo en Primera División de River y San Lorenzo. Acá con mi mujer estamos alquilando una cancha para que enseñe a la gente que le interese”, aceptó.

El flechazo se dio debido a que Berterame vivía en las instalaciones de San Lorenzo, y ahí entrenaba también su ahora esposa.

“Yo estaba en casa club y ella jugando hockey sobre césped, después del colegio iba a ver básquet, hockey, tenis, porque como el lugar era grande y tenía varios deportes, yo entrenaba en la mañana y en la tarde estaba aburrido, me quedaban 3 o 4 horas aburrido, y la conocí”, recordó.