Las Águilas se van heridas al Volcán. De un zarpazo Tigres derrotó por la mínima diferencia a América y se ponen a 90 minutos de un nuevo campeonato.

Tal y como ocurrió en el juego de la temporada regular, las Amazonas salieron victorias del Estadio Azteca que lució pletórico, pero que se tuvo que ahogar el grito de gol.

La Final cumplió con lo esperado, ambos equipos salieron a buscar la victoria que los acercara al título, y fueron las regiomomtanas las que pegaron primero dejando la mesa puesta para celebrar su quinta copa en casa.

Una anotación de Lizbeth Ovalle de larga distancia fue la fórmula para romper el cerrojo que había puesto el muro americanista, comenzaba la parte complementaria cuando la jugadora de Tigres arrastró el balón desde mediocampo hasta las inmediaciones del área y aprovechando la pasividad de las defensoras metió un disparo al poste más lejano.

Las de Coapa intentaron reaccionar y desde la banca Ángel Villacampa sacudió el cuadro y puso a su artillería en el ataque, sin embargo, América nunca logró encontrar la calma y claridad para ofender atorándose en tres cuartos de cancha.

Por su cuenta Tigres que se veía cómodo con el resultado se plantó bien atrás y con contragolpes siguieron tocando la puerta azulcrema con peligro aunque ya no pudieron reflejarlo en el marcador.

Ahora las Águilas tendrán que ir por la hazaña de ganar en Monterrey en donde Tigres se mantuvo invicto durante toda la temporada para poder llevar a sus vitrinas su segundo título de Liga.

Miguel Pontón