México debería jugar todos sus partidos en 17 de junio, la fecha “enamorada” de nuestro futbol a nivel Selección en la que se lograron tres de los resultados más importantes en Mundiales ante potencias como Francia, Brasil y Alemania.

Sudáfrica 2010: México 2-0 Francia

Sudáfrica 2010 marcó el comienzo de este romance con una victoria de 2-0 ante Francia, segundo partido de la Fase de Grupos en el que Javier “Chicharito” Hernández y Cuauhtémoc Blanco anotaron para hacer explotar al Estadio Peter Mokaba de Polokwane, que aquella tarde era una sucursal del Estadio Azteca pintado de verde.

Brasil 2014: Paco Memo al Corcovado

Cuatro años después tocó enfrentar al anfitrión y máximo ganador de las Copas del Mundo. El reto era Brasil, titánico, mayúsculo y casi infranqueable, pero Guillermo Ochoa vivió la mejor noche de su carrera, atajando cabezazos imposibles a Neymar y Thiago Silva, además de achiques oportunos. Al final, los entonces dirigidos por el Piojo Herrera sacaron el 0-0 en Brasil 2014.

Rusia 2018: México le dio ‘en la madre’ a Alemania

En pleno Día del Padre del 2018, el Tricolor logró la que -probablemente- sea su victoria más trascendental en la historia de los Mundiales, nada más y nada menos que ante el vigente monarca, Alemania, con un 1-0 gracias a un gol de Hirving Lozano en el minuto 35.

La Selección Mexicana escribió así sus capítulos más grandes en los Mundiales en 17 de junio, fecha que sería bueno agendar para el Mundial 2022 en Qatar y 2026 en casa para sostener algún partido clave.