A poco más de un año de haber debutado en el futbol de manera profesional y sin ser siquiera mayor de edad, el mexicoamericano Christian Torres es una de las joyas del LAFC y la Selección Mexicana Sub 20, donde ha sido etiquetado como el próximo Carlos Vela.

Nacido en Fontana, California, pero con la cultura mexicana en sus venas, el extremo reconoció que militar en el mismo club que el Bombardero le ha significado una grata experiencia porque ambos irrumpieron en el profesionalismo cuando ni siquiera habían cumplido la mayoría de edad.

Torres debutó en la MLS con apenas 16 años de edad en agosto del 2020, por lo que en los Playoffs del año pasado también rompió la marca de jugador más joven en disputar esa instancia, pues lo hizo con 16 años y 223 días, más precoz que Jozy Altidore, quien ostentaba el récord al haber jugado esa fase a los 16 años y 349 días.

De esas cosas sabe Vela, quien se convirtió en un consejero de Torres, luego de que el nacido en Cancún ya tiene 32 años de edad tras haber debutado como profesional con el Salamanca en 2006, con 17 años, ahora con un contrato recién concluido con el LAFC, lo que le llevará a pensar en nuevos rumbos si no renueva con el cuadro angelino.

“Carlos Vela es un gran jugador, durante los entrenamientos platicamos. También cuando comemos juntos es una gran persona, me da muchos consejos para hacer algo más dentro y fuera de la cancha”, relató Torres.

Si bien Vela domina el español y el inglés, las charlas con Torres son en inglés, por lo que el juvenil del LAFC ha ido practicando poco más del español con sus convocatorias a la Selección Mexicana Sub-20, así como en casa.

“La familia de mi papá es de Michoacán, por eso soy mexicano y tengo la oportunidad de ir a la Selección (Mexicana). Mi familia está muy feliz por eso. Mi primera vez que vine no hablaba nada de español. Estoy practicando más y más con todos, también en mi casa con mi familia. Creo que mi español es mejor cada vez”, explicó con un español fluido.

AL MUNDIAL CON MÉXICO

El andar de Christian en el futbol comenzó desde muy niño, pues con tres años ya pateaba una pelota y se unió a las categorías infantiles del entonces Chivas USA. Tras la desaparición de la franquicia, el jugador pasó al LA Galaxy en donde llevó su proceso juvenil hasta que LAFC, el enemigo de los galácticos en la ciudad de Los Ángeles, lo convenció de unirse a sus filas y así se convirtió en uno de los prospectos más interesantes de la Major League Soccer.

Hoy, la Federación Mexicana de Futbol emuló a los angelinos y le arrebató a Estados Unidos los regates del futbolista, quien fue parte del equipo que ganó la Revelations Cup disputada en Celaya la semana pasada.

“Fui a algunas concentraciones con Estados Unidos y con ellos estaba bien. Pero no es complicado elegir, me siento bien ahorita con México, estoy enfocado con ellos. Estoy muy contento con ellos, todos son muy amigables conmigo. Es fácil convivir, es muy bonito que desde el primer día encontré gente agradable”, relató.

Con 17 años, el proceso de Torres lleva ventaja al ya estar con la Sub-20. Él sueña con jugar una Copa del Mundo portando los colores de la patria de su padre.

“Veo en mi futuro jugar un Mundial, ese es mi sueño. Quiero meter goles con mi selección”, agregó.​​