El verano de la Selección Mexicana será de mucho ajetreo, 13 partidos serán los que dispute en dos meses entre partidos amistosos, Liga de las Naciones y la Copa Oro, siendo el duelo contra Islandia en la ciudad de Dallas, Texas, el primero de esta serie de encuentros que tendrá el Tricolor que dirige Gerardo Martino.

Luego de este juego contra Islandia, el Tri afrontará los encuentros de la Liga de las Naciones, donde se medirá ante Costa Rica en las Semifinales y de ganar jugará la Final ante el ganador de la serie entre Honduras y Estados Unidos. De ahí viajará a Atlanta para cerrar esta primera parte de partidos del verano contra los catrachos en amistoso.

Más y más juegos

En la segunda parte del verano, el Tri disputará dos juegos amistosos contra Panamá, en Nashville, y Nigeria, en Los Ángeles, para luego encarar la Copa Oro, torneo en el que jugarán siete encuentros, en caso de llegar a la Final para defender el título obtenido en 2019.

Para este partido contra Islandia, el Tata Martino podrá contar con 23 de los 31 jugadores que convocó para este duelo y el Final Four, y es que los elementos de Cruz Azul y la MLS todavía no concentran por la actividad de sus equipos este fin de semana.

La idea de Martino es guardar a sus mejores hombres para el partido frente a Costa Rica y darle juego a los que no entraron en la lista de 23 jugadores, además de a los que en su proceso no han tenido tanta actividad.

Por su parte, Islandia batalló demasiado para poder completar un equipo competitivo y enfrentar a México en este cotejo, y es que al no ser una Fecha FIFA los clubes no les prestaron a sus figuras.

Regreso del Tri a Estados Unidos

La Selección Mexicana tardó más de un año y medio en volver a jugar en Estados Unidos y es que por la pandemia del covid-19 los juegos del Tri en este país tuvieron que suspenderse. Por ello el equipo de Gerardo Martino realizó giras por Europa para tener partidos amistosos.

El último juego de la Selección en Estados Unidos fue el pasado 10 de septiembre, cuando enfrentaron en el Alamodome de San Antonio, Texas a Argentina, equipo que aprovechó las distracciones de la escuadra del Tata Martino para golearlo 4-0 y así propinar la primera derrota del estratega al frente del equipo azteca.