Los diferentes protocolos que hay para poder ingresar al Estadio Azteca, hicieron que muchas personas se perdieran los primeros minutos del partido de Vuelta de las Semifinales entre Cruz Azul y Pachuca y es las exhaustivas revisiones retrasaron la entrada.

La fila para poder ingresar al Coloso de Santas Úrsula llegaba hasta los primeros cajones del estacionamiento, ocasionando la desesperación de la gente que busca ingresar a como diera lugar para ver el juego, pues hicieron fila de más de una hora.

Entre las medidas que se tomaron para ingresar al estadio estaba la revisión de los boletos, la toma de temperatura y luego una revisión por parte de los elementos de seguridad para prohibir la entrada de diferentes artículos.

Algunos aficionados retrasaban más el ingreso del resto por reclamar que no dejaban pasar una bandera u otros objetos que están prohibidos por la administración del estadio y por la Liga MX.

Una vez que lograban ingresar el primer filtro de seguridad los aficionados, casi todos ellos de Cruz Azul, corrían para poder encontrar rápido su túnel o rampa de acceso para entrar a las tribunas.