El Diputado federal del Estado, Enrique Cárdenas del Avellano, aseguró que luego de que se le diera el “Sí”, a la Ley para la Seguridad en Espectáculos Deportivos, en la Cámara de Diputados y siendo ahora valorada por el Senado de la República, los estadios de México mostraran otro rostro.

“Regresara la gente a los estadios, es lo que queremos, sabemos que no será fácil, pero se está haciendo todo lo posible desde la Cámara de Diputados para que se logre”, citó el priista.

Explicó que  con las Leyes que se están aprobando, las familias mexicanas asistieran a los inmuebles  y ahora las porras, barras o hinchas que asisten al estadio serán severamente observadas.

“Se tomaran las medidas y sanciones necesarias, para que esta clase de personajes no ingresen tan fácil al estadio”.

Detalló que será debatido en setiembre próximo por la Asamblea Legislativa de la urbe, en el mes de septiembre.

Puntos más importantes que presenta este documento:

 -Instalación de alcoholímetros en los ingresos de los estadios.

-Se le negará el acceso (al estadio) a personas que se encuentren en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas o estupefacientes. Para este efecto, la SSP establecerá mecanismos de medición de alcoholemia.

-Se suspenderá la venta de bebidas de alcohólicas cuando haya transcurrido el 60 por ciento del tiempo establecido para el espectáculo deportivo.

-Los clubes estarán obligados a delimitar áreas familiares dentro de sus estadios en las que, de acuerdo al punto V del Capítulo V de la Ley “no habrá venta de cerveza y serán libres de humo de tabaco, donde se ubicarán preferentemente a niños, niñas, personas con discapacidad, mujeres embarazadas y adultos mayores”.

-Se negará el acceso al estadio a aquellos que “tengan el rostro cubierto con máscaras, disfraces, maquillaje o cualquier elemento que impida su identificación”.

Control de barras

-El eje rector de la Ley para la Seguridad en Espectáculos Deportivos será la figura del Comisionado de Estadios y Recintos Deportivos, que será la balanza entre autoridades, Liga MX, administradores y clubes.

-El artículo 12 de esta ley, que habla de las funciones que le corresponden a la SSP capitalina, entre otras cosas, le otorga la facultad de “formar un grupo especializado de reacción para prevenir y controlar conatos de violencia en espectáculos deportivos”. Pero deja claro que este grupo no utilizará armamento ni toletes.

-Los clubes capitalinos estarán obligados a credencializar a sus grupos de animación y crear un reglamento de comportamiento que se les deberá entregar a los barristas.

Tendrán la responsabilidad de realizar campañas para promover la no violencia.

-El artículo 15, que trata de las Obligaciones de los Clubes, en su inciso V dicta que el club deberá “entregar a quien se registre como integrante de un grupo de animación, credencial numerada, individual e intransferible, la cual deberá contener los datos personales y fotografía, así como medidas de seguridad que eviten su falsificación”.

-El registro de los grupos de animación deberá ser entregado por los clubes a la SSP para formar una base de datos. Éste deberá ser actualizado cada semestre.

-El punto VII de este mismo artículo, impone como obligación de los clubes el contratar, por lo menos a un elemento de seguridad pública por cada 25 aficionados. Mientras que, en el artículo 18 de la Ley, queda establecido que “el ingreso a las áreas destinadas a los grupos de animación dentro del estadio será exclusivamente a los integrantes que presenten identificación actualizada como integrante de un grupo de animación”. Esto significa que un aficionado común ya no podrá tener acceso a las zonas delimitadas para las barras.

-Los grupos de animación que provengan de otras entidades federativas deberán notificar con anticipación al Comisionado de Estadios el número de aficionados que viaja, vehículos, horario y rutas de acceso al recinto deportivo.

Sanciones

-Se incrementará hasta en un tercio los delitos cometidos contra la seguridad colectiva en el marco de un espectáculo deportivo, perseguirlos de oficio e impedir el acceso a los estadios por un plazo que podría ir de uno a 20 años para el infractor.

-Se impondrá multa de 50 a 1,500 días de salario mínimo al asistente, jugador, técnico, árbitro o integrante del cuerpo técnico del equipo que realice conductas o expresiones que deriven en actos de racismo o discriminación.

-En el artículo 29 queda claro que “se impondrá multa de 50 a 200 días de salario mínimo y/o arresto hasta por 48 horas a los jugadores, cuerpo arbitral y equipo u organizador que participen en agresiones o riñas que inciten a la violencia en la cancha o en las gradas”. Esta sanción también contempla el veto del estadio, por parte de las autoridades, de uno a tres partidos.

-Los espontáneos que brinquen a la cancha de un estadio recibirán una sanción de arresto inconmutable hasta por 72 horas y la prohibición de asistir a un estadio de seis meses a cinco años. En caso de que el infractor sea miembro de una barra, se le suspenderá, además, la membresía por un plazo de un mes a cinco años.

-El artículo 33 habla de aquellos aficionados que inciten a la violencia o participen en riñas al interior o zonas aledañas a un estadio: “Se le impondrá arresto inconmutable por 72 horas y la prohibición para entrar a un estadio durante seis meses. Si se trata de un integrante de un grupo de animación, se le suspenderá la membresía de un mes a cinco años, y en caso de reincidencia, se le retirará de forma definitiva”.

-Copiando el modelo inglés, que sirvió para el control de hooligans, el artículo 35 marca que “la persona que sea sancionada con prohibición de asistir al estadio deberá presentarse ante el juez cívico que le sea asignado los días y horarios establecidos para la celebración de encuentros y firmar el registro que le corresponda”.

Galería