Dos descalabrados, un atleta con principio de hipotermia y algunos accidentes más han sido el producto de descuidos en la pésima administración de Santos Lozano Cedillo al frente del Polideportivo “Américo Villarreal Guerra” de Ciudad Victoria.

Desde el 25 de abril del 2012 abrió sus puertas y funge oficialmente como un centro de alto rendimiento para deportistas tamaulipecos, en aquella mañana la presencia de la Selección Nacional de clavados, encabezada por Paola Espinosa y Rommel Pacheco, en presencia del Gobernador Egidio Torre Cantú, autoridades, deportistas y muchos aficionados disfrutaron y quedaron maravillados con las instalaciones que el gobierno había construido para apoyar el sueño de miles de atletas.

Una inexistente disciplina de Clavados fue una de las principales beneficiadas al adquirir lo que en ese momento Paola Espinosa llamó “uno de las mejores fosas del país”.

Lamentablemente la pésima administración que le ha dado Santos Lozano Cedillo ha obligado a las madres de familia a establecer guardias de cuidado, buscar pagar más personal que ayude en funciones para no pagar los “platos rotos” por la falta de seguridad en el lugar.

Alberca de agua fría

Durante más de dos semanas los entrenadores tuvieron que trabajar con el agua helada, debido a que las calderas sufrieron avería, ya que son mal utilizadas por la administración, al apagarlas y prenderlas  constantemente, la semana pasada personal especializado fue traído para reparación debido a que se celebraron los estatales de Acuatlón, Duatlón y Triatlón.

No es la primera vez que el entrenador Evaristo Ríos se queja ante la administración y el Instituto Tamaulipeco del Deporte por no poder entrenar de la mejor manera con sus deportistas.

Descalabrados y lastimados

Ayman Haydar Buenfild fue uno de los dos niños descalabrados en el Polideportivo, la señora Osiris Buenfild platicó a Extremo Deportivo el incidente.

“El Profe me habló por teléfono para decirme que Ayman se había descalabrado, cuando entre el Profe tenía la chamarra del niño envuelta en su cabeza, ningún doctor estaba y me lo lleve al hospital general para que me lo atendieran”.

Añadió, “Fueron 5 puntos los que le hicieron y entiendo que pueden ocurrir accidentes pero no hay nadie para atenderlos, ni un botiquín tienen, un muchacho me dijo que no estaba el doctor y por eso rápido me fui al hospital”.

Sugirió, “creo que deberían de tener un botiquín en cada área cercana de los entrenadores para en caso de alguna emergencia que lo puedan ayudar”.

Para la madre de familia, Xochitl Rocha Silguero, fue uno de los momentos de angustia más duros  cuando su hijo se descalabró haciendo un mortal hacía atrás.

“Lo estábamos viendo por la ventana en los primeros minutos de entrenamiento, existe una alberca de esponjas en la cual en la orilla están apilados como 20 o 30 tapetes que forman una torre, de forma que simule un trampolín, una esquina estaba descubierta y mi hijo hace un mortal hacía atrás, cae de cabeza directo en esa esquina y se descalabra , corrimos por el acceso principal ya que todas las puertas están cerradas con candado, cuando llegamos hasta donde estaba el niño, el entrenador le había cubierto la cabeza con una toalla, una persona de mantenimiento llegó con una bola de papel de baño y dijo que el doctor aun no llegaba, nos hace el “favor” de abrir una puerta para salir rápido hacía el estacionamiento para llevarnos al niño, tardamos media hora en llegar al hospital infantil”, explicó.

Señaló que Alan requirió placas de cráneo y 5 puntos en la cabeza, “debido a la fuerte hemorragia que tuvo su hemoglobina bajo a 7.5, duro dormido casi dos días”, indicó.

Señaló que en el Polideportivo no le dijeron, “Nada, nada, ni una llamada, solo el profe me llamó para ver como seguía”, agregó, “a raíz de eso nos hicieron firmar una responsiva de los niños pero no nos dieron ni una copia”, subrayó.

Ellas toman la iniciativa

Ante los problemas suscitados en el Polideportivo, las madres han decidido hacer guardias y que cada una esté ahí en caso de una emergencia.

“Hemos solicitado un auxiliar para el Profe, el mismo nos dijo que él lo había solicitado pero que no había tenido una respuesta favorable aun, del doctor no sabemos nada, nos hicieron firmar una responsiva para lavarse las manos, si es necesario la verdad, mínimo para cosas básicas; una niña de gimnasia rompió un vidrio y su mamá es doctora y estaba ahí pero no tenían nada para que la pudiera coser”.

No son las primeras quejas

Cabe señalar que no es la primera vez que existen quejas de cómo se administra el Polideportivo “Américo Villarreal Guerra”.

El 11 de junio de 2013, el Polideportivo no pudo con las condiciones climatológicas, esto luego de las lluvias que se tuvieron.

Las lluvias ocasionaron que no se pudiera entrenar en el complejo para atletas de Alto Rendimiento, ya que los mismos deportistas se quejaron diciendo, “llueve más adentro que afuera”.

Así lo dieron a conocer a través de sus redes sociales, donde una de las maestras hizo su queja, mostrando una fotografía de las instalaciones del lugar, en donde señalaba las goteras que no le permitieron entrenar con sus alumnos.

“La Casa del Pie de Atleta”

El 8 de abril del 2013 en  Extremo Deportivo se demostró que las plataformas estaban formando hongos, ya que no eran limpiados debidamente, lo que solo debería de llamarse “Hogar de los Atletas” fue bautizado oficialmente como “La Casa del Pie de Atleta”.

Los gérmenes y bacterias que se apreciaban a simple vista, eran cruda imagen con lo que los  deportistas tamaulipecos convivían al asistir al Polideportivo. Actualmente los hongos se pueden ver en las paredes y baños del lugar.

“Desafortunadamente son situaciones fuera de nuestras manos, más sin embargo estamos trabajando y echándole ganas”: Aldo Martínez entrenador de Clavados.

Galería