El técnico del Anderlecht, Vincent Kompany, visiblemente “disgustado”, señaló este domingo haber recibido improperios racistas durante el encuentro que enfrentó su equipo en el estadio del Club Brugge en la 20ª jornada del campeonato belga.

“Salgo de este partido disgustado. Durante todo el partido, el cuerpo técnico y yo fuimos insultados. Insultos racistas que también fueron dirigidos a los jugadores”, indicó el excapitán del Manchester City y de la selección de Bélgica.

“El día terminó mal. Me voy a reunir con mi cuerpo técnico y con las personas que me importan. No debemos vivir eso hoy en día”, explicó Kompany a la televisión Eleven al término del choque entre dos históricos del país, que acabó en un empate a dos tantos.

El Club Brugge condenó “todas las formas de racismo” en un mensaje publicado por Twitter.

“Algunas personas no representan los valores y estándares de nuestro club, y no tienen su sitio en el estadio Jan Breydel”, aseguraron los dirigentes del actual campeón belga, que actualmente ocupa la segunda posición en el campeonato por detrás del Union Saint-Gilloise y por delante del Anderlecht (4º).

La madre de Kompany es belga, mientras que su padre es de origen congoleño. Este último, que huyó de la República Democrática del Congo en 1975, se convirtió en 2018 en el primer alcalde negro de Bélgica, a la cabeza del municipio de Ganshoren en la región de Bruselas.