Maurizio Sarri, DT de la Lazio y ex técnico de la Juventus fue entrevistado por Sportitalia, donde habló sobre su etapa en la ‘Vecchia Signora’, de Mourinho y de Cristiano Rolando, quien dijo que fue difícil de gestionar porque es una “multinacional” que va más allá del equipo.

Cristiano Ronaldo 

Sarri no se guardó nada sobre el astro luso: “Cristiano Ronaldo es una multinacional con intereses personales que deben coincidir con los intereses del equipo. Es una situación difícil de gestionar desde todos los puntos de vista.

Me considero mejor entrenador que gestor.” El italiano destacó lo positivo de tener a un jugador como él, aunque también señaló que ahora se habla más de jugadores que de equipos.  “También hay muchos aspectos positivos, porque Ronaldo trae los números al final del año.

Cuando alguien alcanza estos niveles está claro que representa algo que va más allá del equipo, más allá de la normalidad. En los últimos años he escuchado mucho sobre jugadores individuales y poco sobre equipos”.

Sobre si la Juventus debería mantenerlo o dejarlo ir, Sarri no dudó: “Depende de las necesidades del club. En mi opinión es mejor renunciar a un jugador que hacerlo a cinco o seis”.

Su etapa en la Juventus

Sobre su etapa en la ‘Vecchia Signora’, el técnico habló sobre la presión de ganar el Scudetto, ya que en el equipo se daba por hecho ganar la Serie A.  “El Scudetto se daba por sentado, tanto fuera y lamentablemente también dentro.

Ganamos un Scudetto sin celebrarlo, fuimos a cenar cada uno por su cuenta. Cuando un equipo viene de tantos años de victorias, también puede pasar que en el entorno todo se dé por hecho. Pero en el fútbol la victoria nunca es algo que se dé por hecho. Para ganar hay que hacerlo muy bien y, a veces, no es suficiente”, explicó el italiano.

‘Rivalidad’ con Mourinho

También Sarri también aclaró algunas cosas sobre el duelo que tendrá con Mourinho en el banquillo. “Son cosas periodísticas.

Al final será un Roma-Lazio. Ni yo podré marcar, ni Mourinho podrá salvar un gol. Son los equipos los que importan. Lo importante sería hacer un gran trabajo, volver a divertirse. Cuando un entrenador se divierte, lo transmite y al cabo de un rato los jugadores también comienzan a divertirse. Cuando lo hacen, la audiencia también se divierte. Y si escuchas el cliché de que para ganar tienes que jugar mal, es solo un cliché. Me divertí mucho en el Nápoles y los últimos meses en el Chelsea”.