El Real Madrid sacó tres puntos importantes del Giuseppe Meazza luego de haber vencido por la mínima diferencia al Inter de Milán gracias al gol solitario de Rodrygo en los últimos minutos del partido.

Los primeros 45 minutos fueron una auténtica pesadilla para el club merengue que no se encontraba dentro del campo y el Inter de Milán aprovechó estos momentos para causar presión, pero no contaban con la presencia de Thibaut Courtois.

El arqueo belga salvó en más de tres ocasiones al Real Madrid, siendo una atajada en un remate de Dzeko la más recordada. El delantero bosnio se levantó por los aires y cabeceó picado, pero Courtois reaccionó de forma espectacular y mantuvo el cero.

Para el segundo tiempo las cosas cambiaron para bien del Real Madrid y es que Simone Inzaghi, estratega del equipo italiano, sacó de la cancha a Perisic, Lautaro Martínez, Barella y Calhanoglu; y esto se notó de inmediato en el accionar de su equipo.

El cuadro blanco comenzó a tener más oportunidades de peligro gracias a los desbordes de Vinicius y a la gran visión de juego de Karim Benzema, pero nadie esperaba un héroe anónimo en el guion del encuentro.

En el minuto 89 apareció Fede Valverde asistió a un recién ingresado Camavinga, quien de primera intención asistió a Rodrygo y este, con una volea de pierna izquierda, anotó el gol del triunfo. Tres puntos vitales para el Real Madrid en este inicio de la Champions League.