La Premier League ha rechazado aplazar el encuentro de este jueves entre el Leicester City y el Tottenham pese a los brotes de COVID-19 que se han registrado en las plantillas de ambos equipos.

Brendan Rodgers, técnico del Leicester, se quejó de la falta de apoyo de la Premier y apuntó que tienen nueve jugadores fuera por COVID y por otros problemas médicos, mientras que el Tottenham ha visto aplazados sus últimos dos encuentros y, ahora mismo, tiene disponible solo a 16 jugadores del primer equipo.

“Tenemos a muchos jugadores fuera, en total hay nueve jugadores no disponibles por COVID y por otras razones médicas. Nos gustaría que nos dieran algo de apoyo dadas las circunstancias. Tenemos cinco partidos en trece días, es un periodo complicado incluso cuando tienes a toda la plantilla disponible, pero ahora mismo es mucho peor”, dijo Rodgers.

El técnico de los ‘Foxes’ también afirmó que el partido que su equipo se llevó por 4-0 ante el Newcastle United estuvo cerca de suspenderse por los problemas de COVID del equipo.

Esta semana el único partido suspendido en la Premier fue el duelo que tendría que haberse jugado este martes entre el Brentford y el Manchester United. La Premier tomó la decisión el lunes por la noche de aplazar el partido después de que las instalaciones del primer equipo de los ‘Diablos Rojos’ fueran cerradas para evitar contagios.

Por su parte, el Tottenham, que reportó ocho casos de futbolistas la semana pasada, cuenta con 16 jugadores de la primera plantilla disponibles, después de volver a los entrenamientos este domingo, utilizando a muchos jugadores del Sub-23.