Paco Jémez, entrenador de la UD Ibiza, reconoció que echaba de menos los banquillos antes de incorporarse al Ibiza, con el que debutó este domingo con un triunfo ante el Fuenlabrada, en la Liga Smartbank.

“Volver al banquillo nunca se olvida. Echaba de menos esas ‘cosquillitas’ en el estómago antes de empezar los partidos. He estado año y pico sin sentirlo y me venía bien, ya me ha llegado el descanso”, señaló el técnico.

“Me parece muy riguroso. No voy a entrar a valorar la labor del árbitro porque es complicadísima, pero si pitas penalti por esos contactos pones el listón demasiado difícil. Entiendo que para pitar penalti hay que hacer bastante más”, completó.

Además se refirió al penalti que les pitaron en contra por derribo de Juan Ibiza sobre Zozulya:

“Lo he visto… ¿qué quieres que te diga? Yo no lo pitaba porque no me parece que lo sea. Si no, vamos a fichar a jugadores con los brazos amputados. De esas jugadas hay diez mil en todos los partidos”.

En relación al duelo de su estreno, expresó: “Me ha gustado más la segunda parte. Hemos tenido más balón, hemos sido más verticales. El campo estaba complicadísimo. Hemos hecho demasiado juego para atrás, demasiada posesión que no nos llevaba a ningún sitio. El cambio de mentalidad en el descanso es lo que más me ha gustado. Quiero un equipo que juegue más tiempo en campo contrario, que tenga más el balón”.

“Le voy a exigir a los jugadores el máximo, que den lo que tienen de esfuerzo y del aspecto de generar fútbol. Creo que podemos hacer una muy buena temporada pero es imposible saber dónde vamos a estar. No hay que marcarse metas, hay que ir poco a poco. Y a partir de ahí ver a dónde podemos llegar”.