Tras finalizar la campaña regular de la NFL y la temporada del futbol americano colegial de la NCAA en Estados Unidos, Jim Harbaugh se ha convertido en el objeto de deseo de los equipos que quieren cambiar de dirección en 2023.

El menor de los hermanos Harbaugh dejó la NFL en 2014 tras su etapa con los 49ers, a quienes llevó a un Super Bowl en 2012. Desde 2015 es el head coach de los Wolverines de Michigan con quien tiene marca de 64-25 en temporada regular y 1-6 en tazones. Con las vacantes en Arizona, Carolina, Denver, Houston e Indianápolis, las puertas estarían abiertas para el regreso del californiano al futbol americano profesional.

Según reportes, Harbaugh tuvo una reunión virtual con los Broncos el lunes. El entrenador presume un récord de 44-19-1 en la NFL y podría ser el hombre clave para revertir la complicada situación que hicieron en 2022 con Russell Wilson como quarterback titular.

AP
“Jugué contra él en los inicios de mi carrera cuando estaba en Seattle y él dirigía a los 49ers”, mencionó Wilson el domingo tras finalizar su primera campaña con los Broncos. “No lo conozco muy bien de manera personal, pero obviamente es un gran entrenador, ha conseguido bastantes victorias”.

De los equipos con los que podría firmar Harbaugh, Denver es el único que parece tener definida la posición de quarterback para 2023. El resto de equipos apuntan a buscar un remplazo en la agencia libre, mediante un traspaso o a través del draft de la NFL en donde Houston tiene la segunda selección global por detrás de Chicago.

AP