El campeón del Super Bowl con los New York Giants y ahora celebridad de la televisión Michael Strahan viajó al espacio el sábado con la compañía de lanzamiento de cohetes de Jeff Bezos, compartiendo el viaje con la hija del primer astronauta de Estados Unidos.

Strahan, copresentador de ‘Good Morning America’ de ABC, se llevó su anillo del Super Bowl y el jersey número 92 de los New York Giants. Bezos guardó un balón de futbol americano a bordo y que irá al Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional.

“Touchdown tiene un nuevo significado ahora”, tuiteó Strahan después del aterrizaje y al salir de la cápsula dijo “Fue irreal”. Además, expresó que quiere volver, pero Bezos bromeó diciendo que tendría que comprar su propio boleto la próxima vez.

¿Cómo fue su viaje?

El cohete New Shepard de Blue Origin despegó desde el oeste de Texas, enviando la cápsula en un vuelo de 10 minutos con dos invitados VIP y cuatro clientes de pago. Su cápsula automatizada se elevó a una altitud de 66 millas, proporcionando unos minutos de ingravidez antes de lanzarse en paracaídas al desierto. El propulsor también volvió a aterrizar con éxito.

Tributo a Alan Shepard

Fue cinco minutos y 50 millas más corto que el vuelo Mercury de Alan Shepard desde Cabo Cañaveral en Florida el 5 de mayo de 1961. Su hija mayor, Laura Shepard Churchley, se llevó una pequeña pieza de su cápsula Freedom 7, así como recuerdos de su misión a la luna Apolo 14. Ella también empacó algunas pelotas de golf; su padre golpeó un par en la superficie lunar.

Bezos, que ha volado al espacio en la misma cápsula, acompañó a los seis pasajeros a la plataforma de lanzamiento cerca de Van Horn y los saludó después. Escribió “Enciende esta vela” en el puente de la torre de lanzamiento, que fue la famosa queja de Alan Shepard desde el interior de Freedom 7 a medida que aumentaban los retrasos: “¿Por qué no arreglas tu pequeño problema y enciendes esta vela?”.

Shepard Churchley, quien se ofreció como voluntaria para el tercer vuelo de pasajeros de Blue Origin, también parafraseó difunto padre, gritando “¡Encendamos esta vela!” mientras esperaba el despegue. El viento feroz retrasó el vuelo durante dos días.