Japón está “acorralado” con los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos en siete semanas, estimó el viernes una miembro del comité olímpico y consideró que el evento ya “no tenía sentido” pero que era demasiado tarde para anularlo.

Los Juegos, aplazados el año pasado debido a la pandemia, tendrán lugar del 23 de julio al 8 de agosto, insisten las instancias olímpicas, los organizadores de Tokio 2020 y el gobierno nipón, pese a la situación sanitaria y a la oposición de la mayoría de japoneses.

“Creo que hemos perdido la ocasión de anularlos”, estimó la ex yudoca y miembro del comité olímpico japonés Kaori Yamaguchi, en un artículo publicado por la agencia Kyodo.

“Nos hemos quedado acorralados en una situación en la que ya no podemos detener nada”, consideró esta medallista de bronce en los Juegos de Seúl 1988. “Los Juegos ya no tienen sentido y se mantienen solo por obligación”, añadió.

La ex deportista critica la actitud del gobierno japonés, del comité de organización de Tokio 2020 y del Comité Olímpico Internacional (COI), que “parece que quieren evitar el diálogo”. “¿Los Juegos no tenían que ser un festival de paz?”, se preguntó.

“Lo contrario de la paz es seguir en una posición dura y obstinada que consiste en decir ‘la gente quizás está en contra pero cambiará de opinión cuando los Juegos empiecen'”, insistió Yamaguchi.

Según múltiples sondeos, la población japonesa está mayoritariamente en contra de la celebración de los Juegos, porque teme que agrave la situación sanitaria. Actualmente, 10 de las 47 regiones del archipiélago están bajo estado de emergencia.

El vicepresidente del COI, John Coates, declaró el mes pasado que los Juegos se llevarían a cabo incluso si regía en Tokio el estado de emergencia.