La Copa Africana de Naciones vivió una polémica increíble durante la cuarta jornada en Camerún, un partido entre Túnez y Mali que pasará a la histórica por polémica arbitral.

Y es que el juez central de Zambia, Janny Sikazwe, finalizó el partido en dos ocasiones antes de llegar al minuto 90; primero al 85′ y cuando le reclamaron y se dio cuenta del error, reanudó, pero de nuevo volvió a equivocarse al pitar el final al 89′, cuando apenas se iba a anunciar el tiempo que se agregaría de compensación.

El duelo estaba a favor de Mali 1-0, por lo que el DT de Túnez de inmediato se fue en contra del árbitro para reclamarle y mostrarle el reloj. “Llevo muchos años entrenando y nunca he visto nada igual”, decía el seleccionador de Túnez, Mondher Kebaier.

Sikazwe se retiró y los otros árbitros se quedaron en la cancha, después de media hora, decidieron reanudar ya sin el juez central, siendo el cuarto juez quien tomaría su lugar; iban a agregar tres minutos, pero el DT de Túnez se negó. En el segundo tiempo se esperaban al menos siete minutos, ya que hubo ocho cambios, dos penales y una expulsión.

“Lo lógico era añadir siete u ocho minutos. El cuarto árbitro tenía la pantalla preparada para enseñar el tiempo añadido cuando ha pitado”, señaló el DT.

Mali sí saltó al terreno, pero Túnez no, “los jugadores estaban ya en bañeras de hielo”, dijo el timonel justificando el porqué no salían a jugar esos tres minutos.