Con siete años de diferencia de edad, Rafael Márquez se convirtió en el ídolo de Andrés Guardado, ambos jugadores de la cantera del Atlas; el Principito iba iniciando su carrera con los Zorros, cuando Rafa ya ganaba la Champions League con el Barcelona.

De pronto, Guardado fue llamado al Mundial 2006 con la Selección Mexicana, con sólo un año de experiencia en Primera División, por lo que los nervios lo traicionaban, mucho más al toparse a su ídolo, quien le jugó una pequeña broma.

Fue en entrevista con su esposa Sandra de la Vega, que Guardado recordó aquellos momentos inolvidables con Rafa, a quien le tenía mucho respeto, al grado de no querer ni saludarlo por nervios; ahora puede presumir que es su amigo.

“Los que me conoce, saben que Rafa es mi ídolo, es mi ídolo de toda la vida… Llega el Mundial del 2006 y llego de colado, y Rafa ese año con el Barcelona gana la Champions League; para mí es un ídolo porque empezó con Atlas igual que yo, luego va al Mónaco y así. Creo que estábamos en Holanda entrenando, se incorpora después de la Final, y él estaba ahí, lo veo y me imponía mucho, ¡estaba guapísimo! (dijo en broma)”.

“A mí me imponía mucho por la admiración que le tenía, aparte venía de ganar la Champions y yo no llevaba ni un año de haber debutado en Primera, yo estaba así como ‘estoy con mis ídolos’… acabó el entrenamiento y él empezó a saludar a todos, y yo me escondí, me daba vergüenza saludarlo porque me imponía mucho respeto”, recordó. Sin embargo, Guardado no podía esconderse para siempre, pues tarde o temprano se iban a topar estando ambos en el Tricolor.

“Estás en un hotel, concentrados en diferentes pisos, le pido el elevador, se abre y estaba Rafa, y yo cagado de miedo, nerviosísimo, de repente me meto ‘ de que ya me quiero bajar’, y Rafa me empieza a sacar la plática y me dice ‘eh cómo dejaste a mi Atlas’, y yo ‘bien’, por dentro ya deseando bajarme… se abre el elevador y yo salgo disparado, entonces me habla y dice ‘eit, eit, mi maleta’ y yo ‘sí, sí, perdón’, entonces se empieza a cagar de risa, dice ‘cómo crees que te vas a llevar mi maleta’, y yo ‘sí, si quieres sí te la llevo’, pero me estaba jugando una broma”, dijo entre risas.