El guardameta de Dinamarca, Kasper Schmeichel criticó este lunes a la UEFA por solo darles dos opciones al saber que Christian Eriksen se encontraba bien: reanudar el partido contra Finlandia unos minutos después el mismo sábado (como ocurrió) o, disputarlo al día siguiente.

“Nos pusieron en una posición en la que siento que no deberían habernos puesto. La situación exigía que alguien más arriba dijera que no era el momento de tomar una decisión”, dijo el arquero del Leicester City en rueda de prensa.

Por otro lado, Schmeichel confirmó este lunes que ayer fue a visitar a Eriksen al hospital, quien se encuentra estable y sigue avanzando en su recuperación, después de desvanecerse en el encuentro entre Dinamarca y Finlandia del pasado sábado.  Sobre su encuentro, comentó que fue “hermoso verlo y hablar con él”.

También se dio tiempo para hablar sobre los médicos, quienes actuaron de manera rápida y tranquila ante una situación que paró el mundo.

“Tengo una sensación de orgullo. No sé si la palabra lo expresa bien, pero siento alegría y agradecimiento por el trabajo de nuestros médicos y fisios, mientras miraba todo el mundo. Estuvieron tan tranquilos. Es un milagro tener a gente como ellos”.

La selección recibirá ayuda psicológica 

Ante el impacto de lo ocurrido el pasado sábado, la Federación Danesa de Futbol y la UEFA anunciaron que tanto los jugadores como el staff recibirán ayuda psicológica, por el impacto de lo vivido en la cancha de Copenhague.