Sergio Pérez realizó una nueva aventura a bordo del RB7. En esta ocasión, el tapatío utilizó el monoplaza con el que Sebatián Vettel se coronó en 2011, para llevar a cabo un viaje por carretera; pasando por calles de Nueva York, los pantanosos Evergrades hasta llegar al nuevo Autódromo Internacional de Miami.

Todo comenzó cuando Checo tuvo una confusión en la comunicación con Christian Horner (director del equipo), debido al intenso ruido que se presentó en las calles de Manhattan.

El piloto mexicano fue apoyado por su ingeniero y equipo de boxes, así como también por Parks Bonifany (esquiador acuático descalzo) y Byron Jones (jugador de los Delfines de Miami).

‘Race To Miami’ es un nuevo capítulo en las aventuras que realiza Red Bull por carretera, sin embargo, es la primera vez que Checo Pérez toma el protagonismo del viaje.

“Me encantó participar en mi primer viaje por carretera con Red Bull, recuerdo haber visto el de Daniel cruzando el puente Golden Gate y nunca pensé que tendría la oportunidad de ser parte de él. Creo que Miami es el lugar perfecto para la Fórmula Uno, es una ciudad muy divertida y hay buena energía allí.

La pista se ve increíble y no puedo esperar a ver a todos los fanáticos allí. Austin siempre se siente como una carrera en casa para mí y creo que Miami será similar”, declaró el mexicano.

Será la primera ocasión que Miami albergue un Gran Premio de F1, el cual se realizará durante la quinta fecha de la temporada; corriéndose del 6 al 8 de mayo.