No es oficial, pero todo está encaminado. De acuerdo a reportes que provienen desde Europa, puntualmente del diario español Marca, Checo Pérez se mantendrá con Red Bull para el 2022 en la Fórmula 1 y es cuestión de semanas para que el acuerdo quede oficializado, ya que ambas partes están más que complacidas con los resultados al momento.

Ya con un triunfo en la Temporada 2021 en Azerbaiyán y otro podio logrado en Francia, el mexicano ha sido clave para que Red Bull Racing esté como líder del Campeonato de Constructores y vea por el retrovisor a Mercedes por primera vez en casi una década, no en vano los constantes elogios y buenas palabras públicas del jefe de la escudería, Christian Horner, y del asesor principal, Helmut Marko.

Lo único que resta por definir, de acuerdo al citado medio, es la cantidad de años del nuevo vínculo, ya que la escudería pensaría en que sea solamente por 2022 y el piloto buscaría al menos un par de años seguros.

Checo y Verstappen; la relación es una clave

Pierre Gasly y Alexander Albon. Esos dos fueron los compañeros más recientes de Max Verstappen en la escudería del Toro Rojo, pero nunca dieron lo que de ellos se esperaba. Al francés lo quitaron del monoplaza con tan solo media temporada transcurrida en 2019 y el tailandés ahora es el piloto reserva tras año y medio en las pistas de F1, con dos terceros lugares en 2020 como sus mejores resultados.

De allí la importancia del entendimiento entre Max y Checo, que es evidente sobre el asfalto cada fin de semana porque Sergio Pérez entendió a la perfección su rol de complemento para hacerle la vida imposible -principalmente- a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, sin que eso signifique cesar en su afán de ganar cada domingo.

Públicamente, Verstappen admitió que le gustaría tener como coequipero a Pérez “por mucho tiempo más”, algo que jamás comentó sobre Gasly o Albon ni de Daniel Ricciardo, a quien el rol de “segundo” le incomodó con el paso de las carreras y hasta altercados físicos tuvieron.

Mundial de Pilotos y de Constructores

No es coincidencia que con la llegada de Pérez a Red Bull, la escudería austriaca esté nuevamente en la posición de honor al cabo de ocho años, pues el propio Lewis Hamilton admitió que mientras su rivales mejoran a cada carrera, en Mercedes “no se ven adelantos”.