Audi Crooks, de sólo 16 años de edad, ya es el objetivo de los equipos de las grandes universidades de la NCAA de cara a 2023, ya que ha destacado como una potente pívot de 1.90 metros de estatura.

Ya la llaman “la Shaquille O’Neal del baloncesto femenino”, esto lo señalan en  ‘Courside Films’, página web especializada en el baloncesto colegial.

La pívot de futuro compite en atletismo y voleibol, pero en el basquetbol impresiona por su gran dominio de juego y movilidad.

Este joven jugadora nació pesando 4,9 kilos e increíblemente, 71 centímetros, era su medida;  hija de Jimmie Crooks y Michelle Vitzthum, dos destacados jugadores de baloncesto de High School.

Desde los 15 años, Audi Crooks ha tenido ofertas o acercamientos con varios equipos, el Illinois State (la primera que recibió con 15 años), Kansas City, Maryland, Missouri State, Northern Iowa, Drake, Iowa, Iowa State, Omaha, Minnesota, Kansas State, Michigan State, Mississipi State, Penn State, Wisconsin y Oklahoma.

Son varias opciones las de Crooks, por lo que tendrá que decidirse por lo que más le convenga