Con un Estadio Ferenc Puskás lleno para el partido entre Hungría y Francia de la Eurocopa, Attila Fiola festejó a lo grande su gol con la selección húngara que dio la ventaja parcial a su escuadra.

Fue en el tiempo de compensación de la primera parte cuando Attila Fiola definió frente a Hugo Lloris y así abrió el marcador ante el fervor de la afición.

El jugador corrió al tiro de esquina para reunirse con un grupo de seguidores y gritar a todo pulmón su gol, en un festejo que sin duda le dará la vuelta al mundo que comienza a salir de una pandemia y que alejó al aficionado de la cancha.

Fue así que el grito de gol se convirtió en una locura cuando Fiola saltó las cintas de seguridad, se acercó a la mesa en la que se encontraba una periodista narrando el juego, tiró unos papeles de la mesa y celebró frente a ella, quien tenía un rostro de impresión por el momento.

Sin duda, el gol de Hungría fue más allá de hacerle un pequeño daño a la campeona del mundo, pues la imagen recordó la fiebre de este deporte que se recupera poco a poco en Europa ante la desaparición del coronavirus.