De alegría al sufrimiento. La emoción por el inicio de la NFL en Estados Unidos estuvo a tope este fin de semana, y como ya es costumbre, algunos aficionados al deporte se reúnen en los estacionamientos para armar una carnita asada y poner el ambiente previo al encuentro.

Así sucedió este domingo en el Hard Rock Stadium, donde los Miami Dolphins enfrentaron a los New England Patriots, pero después todo terminó en desgracia, pues al menos seis carros explotaron y dos más resultaron con golpes por un incendio.

Y es que, a las personas, de lo que parece era una camioneta, no se dieron cuenta que su bracero aún tenía algo de fuego y seguía prendido. Decidieron meterlo a su cajuela y éste inició con un fuego que terminó por explotar por la gasolina.

Dejando como resultado al menos ocho carros explotados, pues las llantas, los vidrios y el color carbón rodeaba la pintura. Mientras que otros dos resultaron con algunas golpes y flamas que no llegaron a quemarlos.

En una foto difundida por redes sociales, se observa a la parrilla que inicio con el fuego, donde, evidentemente, ese auto fue el más dañado y consumido por el fuego.