El Atlante buscará saborear las mieles del título cuando enfrenten a la Jaiba Brava de Tampico en el juego de vuelta de la Final de la Liga de Expansión. El cuadro azulgrana, fiel a su costumbre, llega con un buen futbol, pero con cierta carga de sufrimiento y colorido, como lo dicta su añeja historia.

Y esa característica queda de manifiesto con la historia de Luis García, uno de los goleadores del equipo y quien pasó un viacrucis para formar parte de los Potros y hoy está a punto de consagrarse. Los Potros de Hierro formaron un plantel de 28 jugadores a pocos días de que la Liga de Expansión iniciara.

Luis García había rescindido su contrato con Alebrijes y vio una gran oportunidad el poder jugar con el cuadro capitalino, por lo que no dudó en pedirle una oportunidad a Mario García, DT de los azulgranas y a quien ya conocía.

https://twitter.com/Atlante/status/1340700781884944386?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1340700781884944386%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.mediotiempo.com%2Ffutbol%2Fliga-mx%2Fparecia-perdido-atlante-rescato-liga-expansion

“Yo le hablé al profe Mario cuando me entero que iba a ser el entrenador del equipo. Yo andaba de vacaciones porque rescindí mi contrato con Alebrijes y me dijo que pensó que yo seguiría en Alebrijes, así que no me tenía contemplado, porque además ya tenía sus ocho mayores pero que estuviera pendiente”, recordó García .

Los problemas que tuvo el Atlante para formar la plantilla hicieron que se abriera un cupo para un jugador mayor y fue donde el destino puso a Luis Arcadio en el camino de los Potros. “A la semana y media el profe me regresó la llamada y me dijo que se le había desocupado un lugar y que me fuera a la Ciudad de México. Sin pensarlo me fui de inmediato”.

Nominado al mejor gol

Cuando su carrera parecía perdida, la oportunidad en el Atlante lo salvó y vaya que la aprovechó. En las nominaciones al mejor gol de la temporada en la Liga de Expansión está el que García Bañuelos le marcó a Correcaminos en el última jornada, donde aprovechó un largo despeje del Gansito Hernández para rematar por encima del arquero.

“Fue un gol muy bonito, fue una jugada en la que Licha (Lizandro Echevarría) me gritaba y yo andaba ya encandilado y no salió como pensaba, pero por suerte pude definir por arriba del portero. Fue en la última jornada y ese gol nos ayudó a terminar segundo y me dio más confianza para la Liguilla”, reconoció.

Recuerda con cariño al Cheque Orozco

Si bien hoy García está cerca del título con Atlante, su andar por el futbol le ha dado muchos recuerdos. Cuando los problemas de salud de Ezequiel Orozco (exjugador fallecido en 2018 por cáncer) comenzaron, Luis era su compañero en Murciélagos.  Aún ecuerda con cariño todas las enseñanzas que le dejó como persona.

“Yo llegué en el torneo cuando Cheque empezó con dolores en la espalda baja y con todos los problemas y me tocó ir a visitarlo. Fueron momentos muy duros, lo recordamos como un gran ser humano. Era una persona sencilla, humilde y carismática.

Cuando llegué, me dieron el número 27 que era él tenía y cuando me fui a Loros le devolví el número. Nadie se podía imaginar que una persona como Cheque que tenía un físico impresionante le pasara eso”, recordó.