Jugando contra el quinto mejor equipo del torneo y con un elemento menos desde el minuto 35, el Club Pachuca sacó una valiosa e importante victoria esta noche ante Santos, la cual le sirve para seguir en la pelea por uno de los siete lugares que quedan en el Repechaje.

Los Tuzos vencieron 1-0 a Santos, gracias a una pena máxima pitada por el VAR, la cual hizo válida Ismael Sosa el minuto 58, justo cuando los de la Bella Airosa sufrían más por mantener su portería en cero.

Los locales no tenían margen de error, pues una derrota ante los Guerreros los habría dejado sin posibilidades matemáticas de clasificarse en la última jornada del Torneo Guardianes 2021, en la que enfrentarán al Atlético San Luis, uno de los tres peores equipos de la competencia y que ya quedó eliminado.

Hasta la expulsión de Luis Chávez el juego en la cancha del Estadio Hidalgo había sido parejo. Santos buscó con agresividad el marco rival desde el arranque del duelo, pero los locales lograron nivelar las acciones, sin que ninguno de los dos equipos tuviera acciones claras de gol.

En la parte complementaria los visitantes, con un futbolista de más, no dudaron en irse al ataque en busca del triunfo. Una victoria los ponía como el tercer mejor equipo de la Fase Regular, rebasando a Monterrey y Puebla. Sin embargo, y por más que tuvo y controló la pelota, no pudo superar la defensa local, que se fajó durante 60 minutos para dejar su portería sin daño.

Al minuto 56 Kevin Álvarez cayó dentro del área. El árbitro Diego Montaño no marcó falta e incluso le pidió al jugador que se parara, pero el VAR lo mandó llamar y luego de revisar en la pantalla, se retractó y marcó la pena máxima, la cual se encargó de hacer efectiva el Chuco Sosa al minuto 58.

El resto del duelo Santos se encargó de pasear el esférico, sin embargo, y pese a que Guillermo Almada mandó a la cancha a Fernando Gorriarán, Diego Valdés, Andrés Ibargüen e Ignacio Jeraldino, no lograron abrir a la zaga local, que al final logró llevarse el cero en su portería y los tres puntos para mantenerse con vida en el torneo.