Luis Hernández y Cuauhtémoc Blanco viajan en par; son complementos necesarios. El ‘Matador’ cuenta que no existió un futbolista con la rapidez mental del Temo. Si Hernández era electricidad, Blanco era el circuito. Así gobernaron la selección nacional, recargados el uno del otro.

En entrevista con RÉCORD, Luis no le encuentra motivos futbolísticos a que Ricardo La Volpe haya dejado de su once ideal al ‘Cuau’; mucho menos a que no lo haya convocado para el Mundial de Alemania 2006…

“Son decisiones de La Volpe; le ganó más el sentimiento que el análisis”, sentencia el legendario ’15. “Yo sí lo pongo en mi once, el Cuau fue el jugador más inteligente de todos los que tuve a lado”, remata, como cuando perforaba las redes.

ESPECIAL
Hernández recuerda que el ‘Bigotón’ lo respeta como futbolista, aunque nunca estuvo bajo su tutela en el combinado nacional o en algún equipo del futbol mexicano: “La Volpe nunca me dirigió, siempre fuimos rivales; es un gran técnico. Me enteré que le gustaba cómo jugaba, porque a varios defensas que él dirigía les decía que marcaran bien a Hernández”.

SUEÑOS ROTOS

Con la autoridad conferida por sus goles, Luis Hernández se pronuncia en contra de la desaparición de la Liga de Ascenso.

“Lo veo muy mal, una decisión totalmente errónea, un retroceso enorme en nuestro futbol mexicano. Dejan desprotegidos a muchos jóvenes, a muchas familias, a los jugadores los dejan con los sueños rotos”.

IMAGO7
El exdelantero detecta las prioridades de la Federación Mexicana de Futbol. “Se ve simplemente el interés económico de los directivos para protegerse, en lugar de darle un soporte a todo el futbol mexicano por todo esto que nos está pasando con esta pandemia”.

La preocupación es que la selección nacional resienta la generación de talentos, como Héctor Herrera o el Chucky Lozano, ejemplos del crecimiento de los futbolistas provenientes de esta extinta división.

“Afecta a todos, no solamente a la Liga, a la selección misma. No hay una competición, muchos chavos que estaban en la Primera A se pierden, ojalá cambie todo”.

Luis no se aventura y recomienda ser pacientes. El futbol no es la prioridad. “Antes, hay que curarnos bien, estar todos tranquilos, no volver desbocados. Puede ser contraproducente y paulatinamente tengamos esa apertura.

“Hay que apoyarnos y cuidar a la gente que queremos; hay que tomar conciencia de lo que está pasando en el mundo y verlo de una manera positiva”, señaló.