Sebastián Jurado siempre lo tuvo claro: Cruz Azul tenía que ser el paso mayúsculo en su carrera y así lo fue. En charla vía Instagram, el joven cancerbero reveló que, desde su debut en la Primera División con Veracruz, tenía claro que defendería los colores celestes.

“Esto no lo cuento, pero Cruz Azul era una espinita que tenía clavada. Cuando yo debuté en Primera División, a los tres o cuatro partidos le comenté a mi mamá que cuando saliera de Veracruz, sería para irme a Cruz Azul y ella me veía con cara de ¿Será cierto?”, reveló Sebastián Jurado.

Por tal motivo, el ex de los Tiburones Rojos señaló que elegir a La Máquina por encima de otras ofertas como la de Tigres fue muy sencillo para él y su familia.

“No es que yo le fuera de chico a Cruz Azul, pero el club cuenta con personalidades y grandes referentes, sobre todo en mi área (Conejo Pérez y Chuy Corona) y sabía que era un gran reto para mi carrera”, añadió.

IMAGO7

Por otra parte, aseguro que las ganas de jugar no lo consumen, pues sabe que sus oportunidades en la portería Cementera llegarán, incluso se visualiza en un futuro como un referente de La Máquina.

“Por supuesto, no sé si ahorita o cuando, pero voy a trabajar para llegar a lo más alto en Cruz Azul y en la Selección. Claro que te ves jugando con Cruz Azul en el Azteca y estoy seguro que llegará el momento; es una motivación y hay que seguir trabajando para ello”, explicó.

Por último, aseguró que su meta se encuentra en emigrar al viejo continente como lo hicieron Guillermo Ochoa y Raúl Gudiño, aunque destaca que la valía de los arqueros mexicanos que han defendido la portería del Tri sin jugar en Europa.

“Uno de mis grandes sueños es jugar en Europa y apunto a eso, para jugar en el futbol del más alto nivel, pero creo que hay muchos porteros que se quedaron y mantuvieron un gran nivel y defendieron la portería de la Selección”, apuntó.