Mikel Arriola se estrenará en el puesto de presidente de la Liga MX en sustitución de Enrique Bonilla con el pie derecho, al menos desde el lado de un aficionado, ya que a lo largo de su carrera como político se dejó ver como un fiel seguidor de los Pumas y amante del deporte. Desde que ocupó puestos en la política a Arriola también se le vio en sus tiempos libres disfrutando del futbol en general, pero otras tantas con el jersey de los Pumas.

Existen fotos del excandidato a la jefatura de gobierno de la CDMX donde usa la piel felina, entona goyas y hasta acude a partidos de futbol en compañía de José Antonio Meade, excandidato a la presidencia.

Mikel Arriola, un campeón deportivo

El nuevo presidente también es un aficionado al deporte de la lucha libre y tiene una afinidad por la pelota vasca o jai-alai donde llegó a competir a nivel profesional, siendo uno de los mejores en los años 90, ganando junto a su hermano la medalla de Plata en el Campeonato Mundial Juvenil.