Para el Mundial Corea-Japón 2002, Javier Aguirre cortó a varios jugadores de su lista definitiva y entre ellos el actual presidente de Rayados, Duilio Davino, quien ahora se encargó de darle la confianza de soltarle el timón de la Pandilla al Vasco. Sin embargo, Aguirre reveló a Multimedios en el programa de Willie González que Davino no se lo perdona y tampoco Claudio Suárez, y que hasta la madre de Duilio se acuerda de aquel momento.

“Eso me dijo, ni me acuerdo, cepillé como a 550 jugadores, ni me acuerdo, todavía no me la perdona, pero su mamá le dijo ‘vas a traer a Javier Aguirre, el que te borró del Mundial’, y otro también que no me la perdona es Claudio Suárez; son cosas que pasan en la vida, evidentemente afectas a la gente, está claro”, señaló el estratega del Monterrey.

En aquel año, Davino declaró a La Jornada que no era de la preferencia de Aguirre. “A lo mejor sí (tuve baja de juego). Es difícil que alguien mantenga siempre el mismo nivel. Ahora no sé por qué no fui, creo que también hay técnicos que tienen preferencias por algún jugador, eso es muy claro; a lo mejor yo no estaba en las preferencias de Aguirre”. Ahora, Davino llamó a Aguirre para dirigir a los albiazules y el timonel contó cómo se dio la negociación, en la que incluso rechazó ir a Japón por Rayados.

“Conversé con mi mujer, platiqué con gente de la MLS, me ofrecieron un contrato en Japón, y a punto de firmar mi mujer me dijo ‘ya no voy, vámonos a casa’, y así fue, Duilio me llamó y me dijo ‘dame cinco minutos y esto es lo que hay’, me encantó lo que me dijo, y no lo económico, sino el equipo, empecé a verlo por encimita, no le di respuesta, empecé a ver ocho o 10 partidos, y es un equipote, no es el Monterrey de hace 20 años que yo recordaba, no es El Cerrito, no es el Tec de Monterrey (el estadio), estamos hablando de otra cosa”, explicó.