Cruz Azul ha tenido el mejor arranque defensivo desde que Robert Dante Siboldi llegó al banquillo del equipo en el Apertura 2019.

La Máquina solo ha recibido cuatro goles en cinco partidos, ubicándose entre los cuatro clubes con menos cantidad de anotaciones recibidas en el Guard1anes 2020.

Incluso en sus primeros dos partidos como local había mantenido su meta invicta, los cuales había disputado en el Estadio Olímpico Universitario, pero cuando regresó al Azteca, terminó con su racha recibiendo un par de tantos de FC Juárez, mientras que como visitante registra un gol en cada uno de sus dos juegos.

En sus primeros cinco juegos al frente del conjunto celeste, los dirigidos por Siboldi tuvieron una notable mejoría permitiendo tan solo seis goles producto de tres empates, una derrota y una abultada victoria de 5-2 frente al América.

IMAGO7

Para su siguiente campaña, fueron ocho las veces que se perforó la meta cementera, en dos derrotas y un empate a tres anotaciones; sin embargo, a pesar de tener un complicado inicio del Clausura 2020, el equipo logró reivindicarse acumulando seis victorias de manera consecutiva, hasta el momento que se suspendió el campeonato.

El buen funcionamiento de la zaga cementera no es casualidad, ya que Adrián Aldrete, Pablo Aguilar e Igor Lichnovsky están acompañados de la seguridad de Jesús Corona, jugadores que vienen trabajando juntos desde el Apertura 2019 dejando buenos resultados.

Mientras tanto, Josué Reyes ha demostrado estar a la altura para cubrir la baja del eterno Julio César Domínguez, quien se encuentra fuera debido a una enfermedad.

Sin embargo, Cruz Azul se ha quedado lejos de su mejor inicio en un torneo, que data del Apertura 2018 cuando solo recibieron una anotación.

De aquel plantel se mantienen los cuatro titulares, mientras que el chileno Lichnovsky se ha afianzado tras la salida de Gerardo Flores, quien completaba aquella defensiva.