La Liga Balompié no para en cuanto a problemas y luego de que no recibieran su salario por más de dos meses jugadores como el Chatón Enríquez decidieron hacerse a un costado del Club Tiburón, donde militó desde julio de este 2020. El futbolista destapó en entrevista con Mediotiempo que todos los acuerdos que existen en el contrato que tiene vigente no se cumplieron en ninguno de los sentidos y al ver la poca seriedad del proyecto decidió hacerse a un costado. “Hubo ciertos arreglo contractuales que no se cumplieron y eso te va a mermando en la motivación como el no poder jugar en el estadio y tener que buscar diferentes sedes, cuestiones que van en contra de un club profesional y a pesar de eso siempre lo tomamos todo en serio, tratamos de ser pacientes y poner buena cara, pero desde el inicio hubo cosas que no se cumplieron”, dijo vía telefónica.

“Creímos en el proyecto, por la gente que había te hace pensar que el proyecto es serio pero no fue así y por eso hemos salido porque no se dan las garantías que se acordaron. Yo tengo un contrato firmado con un salario que no se me cumplió y en sus momento me dijeron que sería imposible que se me cumpliera”. El Club Tiburón ha tenido que sortear diferentes cuestiones ya que no se les permitió utilizar el Estadio Luis “Pirata” Fuente, ni tampoco entrenar en el Centro de Alto Rendimiento de Veracruz. “Estuvimos entrenando en campos que no son los adecuados, sin condiciones y también el tema de los salarios. Hicimos arreglos con el tema de la vivienda y no se cumplieron por ejemplo e hicieron que esto no sea sostenible. Yo firmé un contrato de arrendamiento de un año y tuve que solventar todo yo de mi bolsillo sin recibir ni un solo peso del salario y así es muy difícil”.