Otra dura y cuestionada baja tendrá la naciente Liga de Balompié Mexicano, pues Carlos Salcido renunció a su puesto como presidente. Ante la ola de críticas y problemas, el exjugador de Chivas decidió dar un paso al costado, por lo que este miércoles dejó su puesto a los directivos de la LBM.

El nacido en Ocotlán, Jalisco, fue anunciado en abril como presidente de la Liga de Balompié Mexicano, pero ha habido muchos problemas y eso cansaron al exseleccionado mexicano. Todo comenzó bien, su presentación fue con bombo y platillo, pero la pandemia de coronavirus y los problemas económicos en los clubes comenzaron a desgastar la relación de Salcido con otros dueños, así como con el presidente de la Asociación Nacional de Balompié Mexicano, Víctor Montiel.

Tras ir presentando a los equipos y sedes para la temporada de debut de la Liga de Balompié Mexicano, después vinieron los problemas y las bajas de algunos equipos como Atlético Ensenada, después Zacatepec y ahora Atlético Jalisco; y esto todavía no acaba ya que se habla que San José, Acapulco y los Acaxees de Durango también están con las mismas carencias. La renuncia de Salcido fue primero a Montiel y después notificada vía WhattsApp a los otros dueños.