El Mundial de Clubes vive un entorno atípico por la pandemia de la COVID-19, un torneo que se disputa en Qatar, país con las fronteras cerradas, del que se bajó Auckland City por las restricciones sanitarias en Nueva Zelanda, y en el que se juntó una llave que puede poner a soñar a Tigres con ser el primer equipo mexicano en disputar la Final del torneo.

Todo comenzó con el sorteo para la justa de la FIFA, donde al conjunto de la UANL le tocó un camino en el que podría enfrentarse al Bayern Munich hasta la Final y no en Semifinales, como suele ocurrir, y que vuelve difícil la tarea al representante de Concacaf para pelear el título.

Los dirigidos por Ricardo Ferretti primero se midieron al Ulsan Hyundai, un club que tuvo muchas dificultades previo al juego: perdieron a su goleador Júnior Negrao porque no renovó, aunado a que no pudieron entrenar con plantel completo en Corea del Sur y que estaban estrenando técnico.

El cuadro auriazul prácticamente enfrentó un equipo recién armado y cumplió con la tarea al vencerlos 2-1, resultado que los llevó a Semifinales, ahora contra el Palmeiras, representante de Conmebol y que llega apenas con tres días de entrenamiento en Qatar, ya que ganaron la Copa Libertadores apenas el 30 de enero, debido a los cambios de calendario por la pandemia.

En la previa a este duelo habló el longevo Tuca, quien aseguró que le preocupaba más los Tigres de Ulsan que el Verdao, puesto que es muy fácil conocer el futbol brasileño y que incluso tienen un estilo que podría beneficiar a los felinos.

“Tenemos que dar vuelta a la página y olvidarnos de lo que pasó con el equipo coreano, lo que vamos a enfrentar no es nada extraño para nosotros, enfrentamos equipos brasileños en 2015, un futbol similar.

El equipo está totalmente empapado de lo que es el equipo Palmeiras, no creo que haya nada que no sepamos. Tenía una preocupación más inquietante con el Ulsan”, comentó.

Mientras que el DT rival, Abel Ferreira, tiene claro que deben anticiparse en cada acción, no dejar que el balón llegue a los pies de André-Pierre Gignac, el goleador auriazul, para poder tener un gran trabajo defensivo.

“Son un equipo, y aunque nos tenemos que fijar bien en este jugador, nos tenemos que preocupar antes de que le llegue la pelota a los pies, no esperar a que le llegue el balón, tenemos que anticiparnos, es sobre el césped cuando tenemos que defender de forma determinada y establecer las jugadas ofensivas.

Tenemos que fijarnos en sus ataques, meter los balones”, comentó el estratega portugués. Este duelo es trascendental en la historia auriazul, que vienen de una época dorada en la que han ganado múltiples Liga MX, una Copa MX, una Concacaf Liga de Campeones y ahora podrían poner la cereza en el pastel logrando el tan ansiado pase a la Final del Mundial de Clubes y trascender internacionalmente como lo que ha buscado la institución en los últimos años.

Con la historia en contra

Ningún equipo mexicano ha llegado a la Final de la máxima competición a nivel de clubes, y el mejor papel lo han hecho Rayados (2012 y 2019), Necaxa (2000) y Pachuca (2017), conquistando el tercer lugar.