Tras lograr el segundo lugar del Mundial de Clubes en Qatar, Tigres, emprendió un viaje de más de 15 horas para volver a Monterrey, en una ruta aérea que puede parecer un tanto particular.

El club partió a la Sultana del Norte desde Qatar tras el duelo que perdieron contra Bayern Munich, pero siguieron la ruta del círculo máximo, dejando Europa por Rusia y entrando a América por Groenlandia.

Según expertos esa es la ruta más fácil y rápida para volver de Europa y no ‘en línea recta’, ya que los aviones viajan en un plano tridimensional.

Aunque en la ida a Doha sí cruzaron el Océano Atlántico, como normalmente se hace en vuelos comerciales, para aprovechar la corriente en chorro hacia Europa. La delegación de 50 personas del club auriazul aterrizó cerca de las 11:00 horas, donde poco a poco comenzaron a dejar la Terminal B del aeropuerto de Monterrey.

Eso sí en largos espacios de tiempo entre cada jugador. El primero en salir fue Javier Aquino y le siguieron Gignac, Carlos Salcedo y Luis Rodríguez. Mientras que entre los últimos estuvieron Guido Pizarro y Nahuel Guzmán.

El plantel descansará este viernes y retornará a los entrenamientos este sábado en el Estadio Universitario pensando ya en el juego de Liga MX contra Cruz Azul el próximo miércoles.

La última prueba PCR que se realizó el club fue previo a la Final contra el Bayern Munich y será el cuerpo médico quien decida cuándo será la siguiente ronda, aunque se espera sea previo a enfrentar a la Máquina.