El trato desigual que tienen los equipos femeniles en el deporte ha llevado a las atletas a levantar la voz, uno de los últimos ejemplos se dio en el March Madnesss de la NCAA, torneo de basquetbol que data desde la década de los 80; ahí, la jugadora de Oregon Ducks, Sedona Prince, hizo un video en el que denunciaba la diferencia de equipo de gimnasio que recibía el grupo varonil, el cual era completamente superior al que ellas tenían acceso, situación a la que respondieron los organizadores que terminaron por dar los aparatos necesarios.

Fue la propia Sedona que compartió a través de sus redes sociales cómo lucían los nuevos aparatos con los cuales podrán alistarse de cara a los próximos encuentros, situación que fue celebrada por miles de usuarios.

Además de lo que mostró la basquetbolista, reporteros que cubren el evento denunciaron que las diferencias no se limitaban al gimnasio, también había en la alimentación que es especializada para los hombres, mientras que las mujeres recibían un menú generalizado, situación que tuvo el rechazo incluso de figuras de la NBA como Stephen Curry que se sumó a las protestas virtuales.

Ante tal panorama, la NCAA ofreció disculpas y se comprometió a trabajar para que esta clase de situaciones se erradiquen y no vuelvan a ocurrir para futuras ediciones.

“Hemos organizado el baloncesto bajo un paraguas de seguridad en una única localización y cuando no cumplimos las expectativas de consistencia y colaboración es culpa mía. Ofrezco disculpas a las jugadoras y estudiantes, a las entrenadoras y a todas las mujeres del comité por haber fallado en este aspecto. Lo arreglaremos tan pronto como sea posible”, comentó el vicepresidente de la NCAA para el baloncesto, Dan Gavitt.