Cuando no tienes habilidad en los pies, no la tienes. Y hay futbolistas que no la tienen, como es el arquero del Stade Brestois de Francia, Sébastien Cibois, quien quiso aventarse un gambeteo cual Ronaldinho y terminó pagando muy caro su error.

El arquero de 22 años, recibió una pelota de su defensa en los primeros minutos del duelo ante el Olympique Lyon; la jugada no tenía nada de peligro. Sin embargo, Cibois quiso driblar al delantero del Olympique, el brasileño Lucas Paquetá, quien le quitó muy fácil el dulce a un arquero bastante malito con los pies y terminó metiendo el primer gol del encuentro.

NO LE FUE SUFICIENTE Y TAMBIÉN HIZO UN PENAL

Pero la trágica noche para el arquero no acabó ahí, porque también casi terminando el primer tiempo, cometió un penal que el holandés Memphis Depay, convirtió  para el 0-3 momentáneo; Houssem Aouar marcó el segundo al 29′. El Brest descontó en el segundo tiempo, pero solo para terminar el partido 2-3.