Sólo dos llamaradas bastaron para que el ‘Dragón’ terminara con el León. Este miércoles en el estadio Do Dragao, el Porto no sólo ganó el Clásico de Portugal ante el Sporting de Lisboa, sino que selló su vigésimo noveno título de Liga.

El equipo de Sérgio Conceiçao llegaba a la cita de esta noche con una sola misión: no perder. No había pasado ni un minuto y ya parecía que los Dragones fallarían en su única tarea: el Sporting anotó a los 60 segundos, pero el VAR intervino y el Porto respiró. ‘fuera de juego’, dijo el silbante Joao Piñeiro.

Con el alma de vuelta en el cuerpo, el Porto navegó las calmadas aguas del resto del primer tiempo. Un tanto anulado a los Dragones por una mano y unas cuantas patadas y tarjetas fueron lo más destacado de la primera mitad.

EFE

Volviendo al juego de esta tarde, ya en tiempo de compensación, Moussa Marega anotó un tanto de trámite, después de todo hasta un empate les bastaba para el título. No obstante, el maliense, que a principios del año abandonara el juego ante el Vitoria Guimaraes tras recibir insultos racistas desde la tribuna, hoy explotó de alegría al perforar las rede del Sporting en el Clásico luso.

De esta manera, los Dragones de Agustín Marchesín, que hoy no contaron con Jesús Manuel ‘Tecatito’ Corona ni Mateus Uribe por acumulación de tarjetas, se coronaron campeones de Portugal y accederán de manera directa a la próxima Champions League.