Parece haber una plaga de lesiones en la NFL cada domingo y la imagen escalofriante de la Semana 9 ocurrió en el juego del Washington Football Team, cuyo quarterback titular, Kyle Allen, sufrió una fractura de tobillo tras ser tacleado por Jabrill Peppers de los New York Giants. En el segundo cuarto, al intentar extender una jugada cuando la protección cedía ante los defensivos, Kyle Allen salía hacia su lado derecho cuando fue derribado por la espalda, pero su tobillo quedó atorado y en el video se aprecia cómo sale de su posición normal para quedar “colgando”. Esta lesión es muy similar a la de Dak Prescott, el quarterback estrella de los Dallas Cowboys, quien hace un mes se fracturó el tobillo también contra los Giants, fue operado con éxito y volverá a los campos de la NFL hasta el 2021.

Con la lesión se dio ingreso a Alex Smith en Washington, el mariscal que reapareció este 2020 tras dos años lesionado por una fractura en la pierna que incluso puso en riesgo su vida. Para su mala fortuna, tuvo una tarde deplorable con tres intercepciones en la derrota 23-20 ante New York, por quienes Daniel Jones lanzó un pase de anotación.