Era la crónica de una muerte anunciada y fueron 90 minutos de trámite en París, pese a que el Barcelona generó ocasiones al por mayor para imaginar una remontada histórica, pero en este equipo ya no están Neymar o Luis Suárez para acompañar a Lionel Messi, quien pudo haber vivido su última noche de Champions vestido de Blaugrana.

El aplastante 1-4 sufrido en su cancha en la Ida puso a los españoles en una misión imposible y ni siquiera pudieron ganar la Vuelta este miércoles, en la que quedaron 1-1 (5-2 global), pero si no estuvo más apretado el marcador fue porque Messi falló un penal, Dembélé se cansó de fallar y Keylor Navas apareció monumental cuando lo necesitaron en el Parque de los Príncipes.

PSG 1-1 Barcelona; así fue el partido

La misión de los catalanes era convertir cuatro goles en Francia y su inicio fue avasallador, en 10 minutos habían generado mínimo tres claras para ponerle número a la casa, pero hace mucho tiempo que el punch no es de los grandes atributos para este equipo, cosa que el PSG sí mostró por medio de Kylian Mbappé, a quien le pusieron frente a Ter Stegen en un penal y no perdonó para el 1-0 a la media hora.

El futbol le dio un pequeño premio al Barcelona al 33′ con un zapatazo impresionante de Lionel Messi al ángulo, uno de sus goles más bellos desde afuera del área, devolviendo algo de fe a sus compañeros para buscar los tres goles que necesitaban, pero nunca llegaron.

https://twitter.com/FOXSportsMX/status/1369750584211955712?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1369750584211955712%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.mediotiempo.com%2Ffutbol%2Fchampions-league%2Fpsg-vs-barcelona-1-1-vuelta-octavos-champions-5-2-global

Al 45′ parecía “abrirse el mar” para los culés porque les marcaron una pena máxima. Leo tomó la pelota como siempre, la responsabilidad en sus hombros porque eso hacen los mejores del mundo, aunque los penales nunca fueron su especialidad. ¿El resultado? Tiro al centro a media altura, Keylor desvió con la pierna, el balón al travesaño y ahí se murió cualquier ánimo de remontada.