Japón derrotó este viernes a Panamá (1-0) en partido amistoso celebrado en el estadio de la ciudad austriaca de Graz, donde la diferencia la impusieron los atacantes nipones del Liverpool, Takumi Minamino y del Villarreal, Takefusa Kubo. El gol del partido, jugado en el estadio Graz Liebenau, fue anotado por Minamino (61) al convertir un penalti originado tras un pase magistral de Kubo.

https://twitter.com/fepafut/status/1327282972660207616?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1327282972660207616%7Ctwgr%5E&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.mediotiempo.com%2Ffutbol%2Fjapon-vs-panama-1-0-kubo-minamino-listos-duelo-mexico

En la primera parte el duelo fue igualado, pero en el segundo acto los “samurai blue” mostraron su superioridad en una cita donde los canaleros terminaron con un jugador menos por expulsión de su arquero, Luis Mejía. El seleccionador nipón, Hajime Moriyasu, inició el partido con Minamino y Kubo en busca del gol que tanto ha echado en falta en los últimos cotejos.

Japón presionó la salida del balón desde el primer minuto e imprimió su habitual velocidad a la hora de buscar el arco rival. Sus primeros avisos fueron un remate de cabeza de Hashimoto Kento y una mala definición de Minamino. Moriyasu había indicado que uno de los objetivos era recuperar el olfato de gol, tras la victoria (1-0) frente a Costa de Marfil y el empate (0-0) ante Camerún. Pero con el paso de los minutos, Panamá se asentó en el terreno y frenó el ímpetu asiático con una muestra de orden, toques en corto y salida del balón. Al minuto 12, el panameño Gabriel Torres estuvo a punto de sorprender con un fuerte disparo.

Magia de Kubo y Minamino

Pero el partido era de Kubo y de Minaino. Poco antes del descanso, el jugador propiedad del Real Madrid mostró su tremenda clase y se “sacó de la chistera” un pase magistral entre líneas que no pudo aprovechar Minamino. Los canaleros generaron de nuevo peligro poco antes del descanso con otro disparo de Torres. En la segunda parte, Japón mostró rápido sus ansias por el gol, pero no fue hasta el minuto 60 cuando se produjo la jugada del partido. Kubo volvió a realizar un pase milimétrico entre líneas a Minamino, que fue derribado por el arquero Mejía en su salida. El propio Minamino fue el encargado de anotar la pena máxima con un disparo al centro.