El Real Madrid se puso al frente en el juego contra Sevilla en el Sánchez Pizjuán, gracias a un autogol de del arquero, Yassine Bounou, quien con una mala atajada envió el balón a su arco.

La anotación también fue gracias a que Karim Benzema se echó el equipo al hombro y fue el orquestador de la jugada desde tres cuartos de cancha sirviendo a Rodrygo para que este buscara a Vinicius dentro del área.