Joe Montana conectó con Dwight Clark en las diagonales para gestar una histórica remontada de los 49ers sobre Cowboys en el Juego de Campeonato de la NFC de 1982. A unos cuantos metros de esa jugada, en las gradas se encontraba un niño de cuatro años que asistió a Candlestick Park con su padre para enamorarse definitivamente de San Francisco. El nombre de ese pequeño era Tom Brady.

Desde aquel día soñó con emular a su ídolo Montana y convertirse en quarterback de los Niners, oportunidad que se presentó en el Draft del 2000, pero que fue desaprovechada por los de la Bahía al preferir a Giovanni Carmazzi, en la que poco después se convertiría en una de las peores decisiones en la historia de la franquicia.

Aquella ilusión que nació el 10 de enero de 1982 en lo más profundo del corazón de Brady, se transformó en uno de los momentos más tristes de su vida cuando 18 años después escuchó el nombre de Carmazzi elegido en el Pick 65.

ESPECIAL
El ahora veterano de 42 años era un lánguido joven de la Universidad de Michigan, pero contrario a los 49ers, los Patriots vieron en él a un buen prospecto y lo seleccionaron en la posición 199 global. Brady hizo de aquel mal trago un motivo para demostrar que el equipo de sus amores se había equivocado y guió a New England a ganar seis Super Bowls y superar los cinco de San Francisco.

Los Niners no aprendieron la lección y la noche del 23 de abril de 2005 Aaron Rodgers llegó al Draft con la ilusión de vestir el rojo y dorado del equipo de la Bahía, pero corrió con la misma suerte que Brady cuando en la primera selección global se mencionó el nombre de Alex Smith y no el suyo. Al igual que el ahora QB de los Bucs, Rodgers tomó impulso y le dio a los Packers su cuarto título en un lapso en el que 49ers perdió dos SB ante Ravens y Chiefs, respectivamente.

Así como San Francisco no ha tenido ‘buen ojo’ para reclutar, equipos como los Raiders no se quedan atrás. Los Malosos hicieron selecciones entre 2002 y 2007 inmediatamente antes de futuras leyendas como Ed Reed, Larry Fitzgerald, Calvin Johnson y el propio Aaron Rodgers, nombres que contrastan con los de Napoleon Harris, Robert Gallery, Fabian Washington y JaMarcus Russell, elegidos en lugar de esas figuras.