Decimos en México que “hay maderas que nunca agarran el barniz” y ese refrán se lo podemos aplicar a Arturo Vidal, el jugadorazo chileno que en todos sus años como profesional nunca aprendió a controlar su temperamento y por una tontería se fue expulsado ¡en solamente 10 segundos con doble amarilla! En el juego de Champions del Inter de Milán contra Real Madrid, el Rey Vidal se volvió loco reclamando un penal. Primero le gritó airadamente al árbitro, que al 32:17 le mostró la primera preventiva. Como el andino nunca entiende de razones, le dio un pechazo al silbante y al 32:27 se fue a las regaderas con la roja y todavía tuvo el descaro de preguntar por qué.

Expulsión de Vidal en 10 segundos

En ese momento, el Madrid ya lo ganaba con un penal tempranero de Eden Hazard, pero el Inter buscó que le “compensaran” por un supuesto contacto sobre Lautaro Martínez, si bien en la repetición quedó claro que Raphaël Varane jugó primero el balón. Como el árbitro no acudió al VAR a revisarlo, los futbolistas del Nerazzurri enloquecieron, pero a Vidal se le cruzaron los cables.