Ganó el Real Madrid, ya está en la cima de LaLiga en España y el panorama se le ha aclarado en pocos días a Zinedine Zidane, sin embargo, el triunfo de este domingo se ha visto empañado por otra polémica arbitral que ha encendido la furia de sus rivales.

En el triunfo de visita en Eibar, el árbitro, José Luis Munuera, no marcó una clara pena máxima en los minutos finales, cuando el marcador estaba 2-1 y esa chance pudo significar el empate del local.

Luego de un centro pasado, el japonés Yoshinori Muto cabeceó en el área y el balón se estrelló claramente en el codo de Sergio Ramos. De inmediato llegó el reclamo de la infracción y arrancó el escándalo.

El silbante no marcó la mano y ni siquiera recurrió al VAR, rápido tomo su decisión y el partido continuó, para que minutos después, Lucas Vázquez cerrará el marcador con el tercer tanto. Las redes sociales no han dejado pasar el acontecimiento y de nueva cuenta han señalado las presuntas ayudas que el cuadro merengue recibe de los árbitros. Los más calientes son los catalanes, que a la par de que ven como el Madrid viene a la alza, su equipo no levanta en el campeonato.